Brother HL-L2300D (análisis). ¿Vale la pena?
Última actualización: octubre, 2017

Esta impresora ha sido finalista en las siguientes comparativas que hemos hecho:

Nos hemos encontrado con muchas impresoras Brother durante la elaboración de muchas de nuestras guías, y puedo decir con certeza que, para la mayoría del equipo, una impresora Brother ya significa unos trabajos de impresión de calidad.

Brother HL-L2300D
Mejor en relación calidad-precio. Balance perfecto en la impresión de texto e imágenes (sin color). Una láser para tareas básicas ideales aunque no se puede conectar en red inalámbrica.

comprar Brother HL-L2300D barata
Mejor precio encontrado: 79€
opinión

Si lo que buscas es una impresora barata con la que actualizar tu despacho u oficina, y además eres un perfeccionista sin remedio, la Brother HL-L2300D hace nos ha conquistado con algunos de los mejores resultados que hemos visto hasta ahora con ésta marca, y todo por menos de 100 euros. Aquí hemos reunido algunas de sus características principales – o razones por las que elegir este modelo – esperamos que te sean de ayuda.

La impresora Brother HL-L2300D monocromática tiene unas especificaciones que son realmente impresionantes por su precio: promete velocidades de impresión de 26 ppm (es decir, páginas por minuto), tiene 8MB de memoria RAM incluida en su sistema y proporciona una resolución máxima de 2400 x 600 dpi. La bandeja de papel puede acomodar un máximo de 250 páginas, y hay una segunda fuente de alimentación de papel diseñada para etiquetas, sobres y materiales más gruesos. Además, puede imprimir documentos a doble cara sin necesidad de que intervengas en el proceso.

En cuanto a estética de impresoras, es lo bastante buena, aunque no la llevaríamos a un concurso de belleza. Es pequeña y rechoncha (mide unos 30 centímetros de ancho y de largo) y tiene un acabado de color gris oscuro, con una placa negra encima y detalles grises, y tiene una apariencia muy similar a la de las impresoras profesionales más grandes que su marca, Brother, ha fabricado, es decir, un diseño bastante cúbico con unas esquinas redondeadas. No es algo con lo que te vaya a caer la baba cada vez que entres a la oficina, pero tiene un acabado limpio y sus colores la hacen más atractiva que la mayoría de sus hermanos Brother más grandes.

comprar Brother HL-L2300D barata

Brother HL-L2300D
Mejor en relación calidad-precio. Balance perfecto en la impresión de texto e imágenes (sin color). Una láser para tareas básicas ideales aunque no se puede conectar en red inalámbrica.

Mejor precio encontrado: 79€

Los botones son minimalistas: hay un botón de encendido, cuatro luces de “estado” y un botón verde, “Go”. Toda la administración se hace a través del software facilitado con el dispositivo, el cual es compatible con todas las versiones de Windows desde XP hasta Mac OS X, 10.7.5 y más. En el caso del sistema operativo de Apple OS X, el DVD simplemente te lleva a una página web de Brother donde puedes descargarte el software. En los dos casos, sea Windows o sea OS X, la instalación del driver es rápida y fluida, sin llegar a ser demasiado complicada.

Al contrario que las impresoras más caras de Brother, la HL-2300D no ofrece opciones inalámbricas tales como AirPrint o Google Cloud Print, y no hay un puerto para Ethernet tampoco: tienes la opción USB, la opción USB y, sorpresa, la opción USB y, como siempre, tendrás que encargarte de conseguir el cable USB por ti mismo ya que la impresora no lo proporciona. Eso significa dos cosas: la primera, que es el tipo de impresora que tener al lado de tu escritorio, ya que deberá estar conectada a tu ordenador: la segunda, que debes dejar espacio suficiente para poder rodearla sin problemas en caso de que tengas que manipular los cables.

Una vez instalado, el driver te da una lista de opciones entre las que elegir, todas relacionadas con el proceso de impresión: por ejemplo, encontramos opciones como la de ahorrar tóner, la habilidad de reducir la curvatura del papel, la capacidad de seleccionar la calidad de la tinta usada (600 dpi es la calidad por defecto, pero puedes seleccionar 300 dpi o incluso el modo HQ1200, el cual entrega documentos con calidad hasta 2400 x 600 dpi), y puedes elegir imprimir páginas tipo dúplex (por las dos caras).

Rendimiento

El rendimiento de la impresora al imprimir es realmente impresionante, como estamos acostumbrados con la mayoría de impresoras Brother: un documento de cuatro páginas el cual consistía mayoritariamente de gráficos y a doble cara empezó a imprimirse al cabo de tres segundos y finalizó después de 17 segundos más, mientras que un documento de cuatro páginas con un montón de texto a una fuente pequeña – muy denso – empezó a imprimirse también al cabo de tres segundos, y termino 15 segundos después.

Con estas velocidades tan favorecedoras, Brother asegura que la velocidad de su HL-L2300D es de 26 ppm (es decir, páginas por minuto); en nuestras pruebas, y utilizando las configuraciones por defecto en documentos con texto solamente, nos quedamos con velocidades consistentes de 25 ppm. Eso está realmente bien teniendo en cuenta las velocidades que nos hemos encontrado en otras impresoras. La Brother HL-L2300D tiene pocas funciones, pero es ideal para aquellos que quieran unas capacidades de impresión básicas, pero rápidas al mismo tiempo.

Calidad de impresión

La velocidad no lo es todo, por supuesto, pero la calidad de esta impresora Brother nos sorprendió con su excelencia. El texto era nítido, definido y claro, con unas letras más claras de lo normal cuando el modo “ahorro de tóner” se seleccionaba – no es de extrañar – y los gráficos se reproducían claramente, sin emborronamiento ni motas.

Los bloques negros eran reproducidos lo bastante bien – si mirabas de cerca podías ver algunas imperfecciones, y al igual que nos pasaba con el texto, los bloques aparecían algo más claros cuando elegíamos una configuración que nos permitiese ahorrar tóner, pero es más que suficiente, de hecho es realmente bueno, para una producción diaria de documentos.

En cuanto a fotografías, hará un buen trabajo cuando intentes imprimir una en blanco y negro. Recuerda que la Brother HL-L2300D es una impresora monocromática; no podía ser perfecta.

¿Silenciosa?

El proceso de impresión era placenteramente tranquilo, también, incluso cuando la impresora necesitaba recoger un número elevado de páginas. Algunos otros modelos que hemos revisado hacían bastante ruido al tratar con documentos de muchas páginas, pero ésta llevaba el trabajo a cabo muy discretamente, algo que nos gustó especialmente.

Por otro lado, el modo ahorro de energía es agresivamente efectivo: la impresora se apagaba sola con un sonido sordo bastante notable si se dejaba sola unos pocos minutos, y no tardaba nada en encenderse de nuevo cuando notaba una petición de documento a imprimir enviada des del ordenador. Eso es bueno si, al igual que nosotros, trabajas en una oficina pequeña cuando el más mínimo sonido o zumbido puede molestar; ésta sólo hace ruido – y es relativamente bajo – cuando está trabajando.

Costes de producción

La impresora Brother HL-2300D puede utilizar las altas capacidades de un cartucho de tóner TN-2320, el cual llega a suministrar tinta para unas 2.600 páginas aproximadamente. Los precios varían ampliamente: hemos llegado a encontrar cartuchos genuinos de Brother por 56 euros, mientras que los más caros rodeaban los 85 euros. Eso significa que una página te costará de 2.1 céntimos a 3.2 céntimos respectivamente.

La impresora también puede utilizar cartuchos TN-2310, de baja capacidad, de unos 45 euros aproximadamente, con un suministro para alrededor de 1.200 páginas – es decir, a 3.7 céntimos por página. No te olvides de la capacidad dúplex (o impresión a doble cara) de la HL-2300D: si la eliges como configuración por defecto, recortará tus gastos en cajas de papel considerablemente. Se espera que la unidad de tambor de la impresora (o DR-2300) dure alrededor de las 12.000 páginas, y su precio por promedio es de 62 euros, lo que significa un coste de 0.51 céntimos de euro por página.

Lo que más nos gustó

¿Qué preferirías tener, un dispositivo multifunciones con resultados de poca calidad, o un dispositivo que sólo puede hacer los trabajos básicos pero es capaz de hacerlos a la perfección? La impresora Brother HL-2300D está clasificada en la última categoría, y con muy buena nota.

A veces, la simplicidad es refrescante. No nos encontramos funciones Wi-fi o nube especialmente complejas o difíciles de configurar – algo que nos ha llevado su tiempo con algunos de sus rivales que hemos revisado. Instalar la HL-L2300D fue de lo más sencillo, con un simple cable y un disco o descarga, lo que significa que no tendrás que depender de una baja conectividad o que tu router esté teniendo un mal día en caso de tener que imprimir algo importante.

Es una impresora compacta, mucho más silenciosa que alguna de sus competidoras, e impresionantemente rápida, y ofrece mucho por muy poco, una perfecta relación calidad-precio. Además, su calidad de impresión es realmente buena, no siempre nos hemos encontrado esa atención al detalle en sus hermanas, por no hablar del modo ahorro de tóner, con el que puedes hacer que tus cartuchos de tinta duren el doble. Y tenemos que tener en cuenta su impresión dúplex también; su impresión a doble cara es particularmente buena, y muy cómoda de tener en una impresora que es tan asequible.

Lo que pensamos podría mejorar

Realmente hay muy poco que criticar en este dispositivo. Quizás la variedad de precios en sus cartuchos de sustitución es algo que nos gustaría cambiar: para alguien con poca accesibilidad a unos grandes almacenes o a las tiendas adecuadas, encontrar el precio adecuado puede llegar a ser demasiado trabajo, por no decir casi imposible.

Por supuesto, la estética podría mejorar, pero todos son gustos, y estaría bien que pudiera imprimir imágenes a color. Aquí ya estamos escarbando para encontrar algo malo que decir.

Veredicto: ¿debería comprar la Brother HL-L2300D?

Ten en cuenta que la HL-2300D no puede escanear ni imprimir des de un dispositivo Smartphone como algunas de sus hermanas, y tampoco tiene una pantalla táctil, ni será capaz de imprimir algo que le envíes por email des del otro lado del mundo – si eso te parece más atractivo que unas funciones básicas de calidad, te recomendamos echar un vistazo a las otras impresoras Brother que hemos revisado, la mayoría tienen ese tipo de conectividad.

Aun así, eso no es realmente malo. Al comprarla, sabes que el trabajo que puede hacer lo hará a la perfección. Además, piensa si realmente debes sacrificar unos resultados tan buenos por unas funciones que realmente sí, resultan muy prácticas en según qué situaciones, pero son llevadas a cabo de forma más bien mediocre.

Lo ideal es centrarte en lo que realmente necesitas según tu estilo de vida; si realmente necesitas una impresora que tenga conexión a una red inalámbrica Wi-fi y con la que puedas interactuar estés donde estés, la Brother HL-L2300D no es la tuya, claramente. Si no, este modelo se centra en los básicos y los lleva a cabo minuciosamente. Si lo que necesitas es una impresora simple, con las funciones justas, en la que puedas confiar y la cual te proporciona resultados de buena calidad – y que no cueste una fortuna al reemplazar cartuchos y unidades de tambor – entonces la HL-2300D es la que te recomendamos, encarecidamente.

Brother HL-L2300D (análisis). ¿Vale la pena?
Vota
¿Útil? Pulsa +1 para darnos soporte (:

¿Dudas o comentarios?

Sólo tienes que entrar en nuestro grupo de Facebook y te responderemos en menos de 48 horas.

Sabias qué...

Somos del todo objetivos. No aceptamos "sobornos" de marcas para hablar bien de sus productos.
Puedes apoyarnos comprando vía las ofertas de tiendas enlazadas. Salimos todos ganando. Saber más.
Los beneficios van destinados a mantener el blog y a apoyar proyectos de forestación de bosques.
Artículo redactado por Federico Hansen
Llevo trabajando con impresoras industriales e imprenta de periódicos en Suecia desde hace años. Parece mentira que alguien pueda aficionarse a esto, ¿no? Pues bien, ya puedes añadir a uno más en tu lista :)